congres

Bogotá D.C.; 25 de noviembre de 2014.- La Agencia Nacional del Espectro-ANE, está preparando la autopista de las telecomunicaciones para impulsar el despliegue del internet de las cosas, un fenómeno que permitirá que millones de objetos estén constantemente interconectados, lo que revolucionará la forma cómo interactuamos con las cosas.

Para lograr el despliegue del internet de las cosas en Colombia, la ANE está analizando nuevas bandas de frecuencia que se destinarán para el uso no licenciado del espectro. Esto incluye todos los usos para los cuales las personas no necesitan un permiso explícito para utilizar espectro.

El mejor ejemplo, son las redes wi-fi que se pueden instalar en casas, restaurantes, almacenes y parques sin tener permiso. Otros ejemplos de cómo usamos el espectro no licenciado en nuestra vida cotidiana son las alarmas de los carros, los sensores de los almacenes para detectar prendas robadas entre otros.

La ANE está analizando 50GHz de nuevas bandas de espectro, un ancho de banda que sería destinado para atender las necesidades de tráfico de datos que se avecina con la llegada del internet de las cosas. Además de facilitar las actividades de la vida cotidiana, esta tecnología permitirá impulsar el desarrollo de los medios de transporte, la agricultura y la medicina entre otros.

En el primer trimestre del 2015, la ANE entregará las recomendaciones técnicas sobre el uso no licenciado de espectro para el desarrollo del internet de las cosas al Ministerio TIC, a partir de los resultados de estos estudios.

El internet de las cosas y los requerimientos de espectro que serán necesarios para su despliegue, es el tema principal del 4°Congreso Internacional de Espectro, evento que se realiza este 25 y 26 de noviembre en el Hotel Bogotá Plaza en Bogotá.

Ejemplos de aplicaciones sobre el internet de las cosas:

El internet de las cosas permitirá por ejemplo: encender un electrodoméstico antes de llegar a casa; saber cuántos kilómetros corrí durante una semana a través de un sensor instalado en mis zapatillas; tener un tenedor que nos da los datos de la velocidad a la que comemos para mejorar nuestra forma de comer; tener neveras que nos informan a través del Smartphone cuando nos hace falta un producto o cuando uno ha caducado; saber el estado del tráfico en tiempo real, entre otros.