La Agencia Nacional del Espectro promueve una mayor conectividad en Colombia a través de la reglamentación de las condiciones para las bandas de frecuencia de uso libre, teniendo en cuenta las necesidades del país y las tendencias internaciones, fortaleciendo un escenario de oportunidades e innovación donde nuevas tecnologías, como el internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés), encuentran una base técnica y normativa para su desarrollo.

Por esta razón, la ANE realizó un análisis internacional, pasando por la observación de la normatividad nacional, las restricciones y la definición de las bandas de frecuencia. Adicionalmente se realizaron mesas de trabajo conjuntas con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones - MINTIC y la Comisión de Regulación de Comunicaciones – CRC, como resultado de estas mesas de trabajo, la ANE publicó la Resolución No. 711 de 11 de octubre de 2016 Por la cual se establecen las bandas de frecuencia de libre utilización dentro del territorio nacional y se derogan algunas disposiciones”.

 

Acceso al espectro de uso libre.

Actualmente existen estudios donde se afirma que para el año 2020 existirán 26 mil millones de dispositivos conectados, otros indican que serán 50 mil millones, a su vez, empresas de tecnología resaltan que serán más de 200 mil millones. En cualquier caso, las estimaciones indican que se avecina una masiva implementación de “cosas” que se conectarán entre sí, y a la red de Internet.

Colombia no es un caso aislado y las condiciones para este futuro escenario se están dando. Dentro de este contexto es válido definir cómo acceder al espectro de uso libre, para ello se aclara que dentro del espectro radioeléctrico sobre el cual transitan las comunicaciones de telefonía celular, emisoras AM y FM, la televisión, radios portátiles, entre otros, existen unos segmentos específicos de frecuencias denominados de uso libre, para que la ciudadanía en general las use mediante dispositivos de radiocomunicaciones de corto alcance y baja potencia.

Este tipo de dispositivos, son usados para aplicaciones domésticas e industriales, como las redes WiFi, acceso a dispositivos como manos libre bluetooth, control de alarmas de los automóviles, controles remotos, lectores de tarjetas, como los usados en transporte público, teléfonos inalámbricos domésticos, entre muchos otros, que por sus características de potencias de transmisión tienen baja probabilidad de causar interferencias a otros dispositivos.

Sin embargo, aunque no se requiere solicitar permiso ante el Ministerio de TIC por el uso de estas bandas de frecuencia, el término Uso Libre no significa que la ciudadanía puede usar estas frecuencias sin restricciones, por el contrario existen unas condiciones técnicas y operativas establecidas por la Resolución 711 de 2016 que deben ser cumplidas.

Estas condiciones técnicas y operativas establecidas en Colombia para el funcionamiento de los dispositivos de uso libre, se basan en recomendaciones e informes de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) quien es el organismo especializado en Telecomunicaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La UIT es el encargado de regular las telecomunicaciones a nivel internacional, las cuales incluyen especificaciones sobre las aplicaciones más apropiadas para ciertas bandas de frecuencias y los límites de potencia permitidos, ello con el fin de lograr la coexistencia o compartición con otros sistemas de telecomunicaciones en las mismas bandas de frecuencias.

Es así que el uso del espectro debe estar armonizado con las atribuciones internacionales y regionales; de manera que se obtengan beneficios adicionales en términos de acceso a las economías de escala, se promocione la innovación tecnológica, y se garantice la adecuada protección de los intereses nacionales.

Uso del espectro para Internet de las cosas

IoT es una de las aplicaciones de mayor expectativa en los últimos años, debido a que ofrece conexión a internet a dispositivos, sensores, actuadores y objetos en general, tanto de un mundo físico como virtual. Esto permite soportar sistemas inteligentes, programables y capaces de interactuar con los seres humanos. Para ello, este tipo de conectividad requiere el uso del espectro radioeléctrico.

Adicionalmente se propone el IoT como la plataforma para construir ciudades inteligentes (Smart Cities), lo que generará un impacto transversal en las necesidades relacionadas con educación, seguridad, agricultura, cadenas de distribución, salud, transporte, entre otros.

Este tipo de conectividad requiere el uso del espectro radioeléctrico, por ello la ANE llevó a cabo un análisis técnico y una revisión internacional para aplicaciones de telemetría y telecontrol, M2M e IoT que tuvo como propósito identificar los requerimientos de uso del espectro que permitan soportar y promover el desarrollo de estas tecnologías en Colombia.

De este estudio se definió, que es posible usar diferentes bandas de frecuencia según las necesidades y la normatividad asociada, estas se pueden clasificar en dos segmentos, por un lado bandas de frecuencia de uso libre para dispositivos de baja potencia y corto alcance y por otro, bandas de frecuencia que requieren permiso previo, expreso y otorgado por el Ministerio TIC.

Si bien la ANE entre sus funciones tiene la atribución de bandas de frecuencia para servicios de radiocomunicación, es importante mencionar que IoT no es un servicio de radiocomunicación, sino una de las muchas aplicaciones que hacen uso del espectro atribuido a diferentes servicios de radiocomunicaciones.

Por esta razón es importante hacer claridad en lo siguiente: no se atribuyen bandas de frecuencia para Internet de las cosas, al ser esta una aplicación particular y no corresponder a un servicio radioeléctrico. Sin embargo la ANE gestiona, planea, vigila y controla el espectro con el fin de permitir la disponibilidad de este recurso para nuevas aplicaciones y servicios de telecomunicaciones.